que son las casas pasivas

En este artículo, hablaremos y definiremos las características principales de las casas pasivas. En qué consisten, y qué beneficios tienen  respeto al diseño tradicional. No os quedaréis con dudas sobre qué son las casas pasivas.

 

¿Qué son las casas pasivas?

El concepto de casa pasiva hace referencia a un determinado forma de diseñar nuestras casas, en el que se resumen una serie de estrategias bioclimáticas, con la finalidad de reducir un consumo activo de energía en el interior de la vivienda.

En otras palabras, una casa pasiva es aquella que debido y gracias a su diseño nos ayuda a mantener unas condiciones interiores de confort – a nivel de temperatura, humedad, bajo nivel CO2… Y es que todas estas condiciones ambientales tienen más importancia de la que creemos a nivel de salud de las personas que habitan la vivienda de manera habitual.

Habitualmente se dice que, en una casa pasiva, entre el 80% y el 90% de su funcionamiento parte de una buena estrategia de diseño bioclimático. Entre el 20% o 10% restante corresponde al mínimo aporte de calefacción que debemos generar en una casa en días de frío extremo y ausencia de sol en pleno invierno. Lo que nos dá una pista en qué invertir nuestro dinero.

Estrategias arquitectónicas y climáticas que desarrollaremos más adelante en el artículo, como es el control de las aperturas, es decir orientar las ventanas a sur; disponer de muros captadores de calor para sustituir la calefacción; conceptos como la inercia térmica, la ventilación, etc., nos permiten alcanzar el objetivo de vivir en una casa desconectada de la red o incluso tener un hogar de consumo nulo, es decir que solo se sirve de estrategias pasivas para generar condiciones de habitabilidad.

Se trata de un concepto energético aplicable a cualquier tipo de diseño arquitectónico y cualquier sistema constructivo. Siendo una de las bases de diseño de las Casas Customizables. A continuación, detallaremos las 6 claves que aclaran cualquier duda sobre qué son las casas pasivas:

 

1. Diseño bioclimático

Si cabe, el aspecto más importante para un edificio eficiente pasa por un buen estudio del clima, de la orientación, del factor de forma, del volumen, de la captación de radiación solar en invierno y su protección en verano, de las sombras que tendrá el edificio y cómo le afectan. Aquí, es donde el arquitecto tiene mucho que decir y dependerá todo de su criterio.

 

2. Alto aislamiento térmico

Gran parte del consumo energético de una vivienda se concentran en la calefacción en invierno. Por lo que un buen aislamiento térmico es un concepto clave para construir una casa pasiva. Básicamente, se utiliza para mantener el calor en el interior de un inmueble, que hemos debido generar previamente de alguna forma, ya sea mediante calefacción o captando radiación solar a través de ventanas.

Sin embargo, no nos interesa mantener en exceso este calor en verano, sino que sea posible disiparlo. Es por eso que el diseño de una casa pasiva debe responder de acuerdo al clima en el que se sitúa nuestro edificio, no se trata de una receta en la que cuanto más mejor. Deberemos calcular correctamente el grosor necesario en función de los cambios de temperatura anuales y priorizar la colocación del aislamiento en la cara norte. Es la que goza de menor radiación por lo que resulta más fría durante todo el año.

 

3. Control exhaustivo de los puentes térmicos

Un puente térmico consiste en aquellas encuentros por los que se escapa el calor, normalmente fruto de una discontinuidad en el aislamiento. Siguiendo la misma estrategia, nuestro objetivo es el de almacenar esta temperatura en el interior durante el invierno, por lo que queremos eliminar estos puntos y así, evitar pérdidas de calor.

Se trata de un control que no requiere de inversión material, y consecuentemente económica, sino que evita derrochar dinero poniendo aislamiento térmico en balde. Además, un puente térmico supone un punto frío en una superficie cálida, lo cual genera condensaciones, es decir humedades e incluso moho.

 

4. Elección de carpinterías y vidrios de altas prestaciones

Cualquier abertura en el envolvente de nuestra casa pasiva supone la posibilidad de captar radiación solar, pero al mismo tiempo un elemento débil en la piel del edificio con riesgo de generar puentes térmicos. Es por eso que en la elección de las características técnicas de nuestras ventanas es la clave para solucionar problemas de pérdida de calor.

 

5. Hermeticidad al aire

El concepto de hermeticidad persigue el objetivo de eliminar de minimizar el intercambio de energía interior-exterior. Lo cual no debe contradecirse con los requisitos mínimos de renovación de aire interior. La estanqueidad nos permite controlar la temperatura interior de nuestra casa pasiva evitando las filtraciones de aire.

Se consigue la estanqueidad al aire sellando eficazmente todas las uniones entre los diferentes elementos del edificio garantizando de este modo una hermeticidad óptima en la edificación. Este aspecto tiene que ver mucho, con la calidad de ejecución de la empresa que ejecuta los trabajos.

Hay que poner especial énfasis a los puntos de la envolvente donde se pueda romper su continuidad. Como lo es la apertura de ventanas y sus respectivos marcos o en las instalaciones que tienen salidas a la cubierta como son las chimeneas.

 

6. Ventilación mecánica con recuperador de calor

La ventilación mecánica permite que continuamente se esté renovando el aire interior. Gracias a un recuperador de calor, el aire que, por ejemplo, puede entrar en un día de invierno a 0º al cruzarse (no mezclarse) con el que sale a unos 22º, cede la energía interna transformando los 0º en unos 18º, en función de la eficiencia del recuperador y sin ningún gasto energético. Quizás sea, uno de los aspectos que más incidencia tiene en el concepto de casa pasiva.

En conclusión, las casas pasivas buscan reducir la demanda de calefacción y refrigeración. Poniendo el foco en elementos pasivos (aislamiento, puentes térmicos, hermeticidad, carpintería y ventilación con recuperación de calor). Y ya no siendo tan importante los elementos que generan calefacción o refrigeración de manera activa (aerotermia, geotermia, biomasa …)

Para ello consideramos imprescindible el papel de un arquitecto experto en bioarquitectura y con el que trabajar con total confianza en el proyecto de vuestra casa.

Nuestro estudio Customizable ofrece este servicio y estaremos encantados de recibiros para responder cualquier duda sobre qué es una casa pasiva y valorar, si es el caso, su construcción en vuestro terreno.

Si queréis recibir nuestra newsletter todos los meses con las nuevas entradas de nuestro blog. Déjanos tu correo electrónico: